Vida

La Guardia Blanca (3/9)

Empezamos a reunirnos en el centro del país, al menos una vez al mes, para ir organizando aquel movimiento.

Se crearon grupos de expertos en cada materia. Porque no tenía sentido, que yo, por ejemplo organizara la forma de operar del cuerpo, cuando no tenía formación en ello. Pero si la tenían los militares, policías y guardias. Así que cooperaron. Del área de salud se encargaron los médicos, enfermeras y también los terapeutas de diferentes disciplinas. Y así, fuimos integrando a todos los que querían participar, según sus conocimientos y talentos. También teníamos abogados y jueces, encargados de los temas legales. Muy importante.

En cada reunión, íbamos debatiendo el correcto y mejor uso de los recursos, las prioridades, funcionamiento, etc. Y reunión tras reunión, llegó el mes de inaugurar la primera oficina.

Este primer paso fue posible, entre otras cosas, gracias al esfuerzo y dedicación de muchos, y a las donaciones de otros tantos. Esas donaciones, permitieron poner en marcha el primer equipo de La guardia Blanca.

Os podéis imaginar, que el gobierno no estaba para nada de acuerdo, pero como teníamos a muchos de nuestro lado, se encontró la manera de hacerlo. Entre vacíos legales y algunas trampillas, nos habíamos colocado en el mapa. La semilla había brotado y empezaba a coger fuerza.

Pero aquella semilla, no solo se había esparcido por España… Había llegado también mi artículo y el revuelo levantado después, a América Latina, por esto del idioma, fue el primer sitio al que migró la idea. Y desde allí, con esa capacidad bilingüe que tienen en esas tierras, la idea, al convertirse a otro idioma, siguió creciendo. También por Europa. Se empezó a traducir a todos los idiomas. Siempre había alguien de habla hispana en algún país, que decidía traducirla a ese idioma.

Acompañando al movimiento de España, y como la espuma que sigue la ola… venía el mundo entero clamando una nueva forma de hacer las cosas.

Y casi a la vez, que aquí abríamos nuestra oficina, en EEUU hacían lo mismo. Claro estaba que contaban con más recursos que nadie. Y así lo hicieron ver el día que se presentaron en nuestra pequeña oficina de Madrid. Allí estaban para hablar y coordinar esfuerzos y objetivos.

Como setitas, iban surgiendo pequeños grupos en cada país, que más tarde o más temprano, junto con la colaboración de los ya establecidos, iban montando sus oficinas también. Y aunque pequeños, ya estaban ejerciendo la suficiente presión en las altas esferas, como para que nadie estuviera ya tranquilo.

Empezábamos así, una nueva etapa.

2 respuestas a “La Guardia Blanca (3/9)

  1. Reblogueó esto en Andando tras tu encuentro…y comentado:
    Reblogueo «La Guardia Blanca» del blog de Rebe & Miau; por su profundo y revelador sentido sobre los derechos de las sociedades. Muchas gracias a Rebe & Miau por compartirlo. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s