Vida

La Guardia Blanca (4/9)

Una de las grandes dudas sobre el funcionamiento de La Guardia Blanca, era: ¿Cómo mantenerlos libres de sobornos y fieles a sus principios?
Y aquí hay dos puntos a tratar.
1- Para evitar que operen de forma deshonesta o similar, habrá equipos rotativos. La idea es que siempre colaboren dos equipos que no tengan relación directa. Los equipos están compuestos por un capitán y los miembros de ese equipo. Así que en cada misión u operación, participarán al menos dos capitanes y sus dos equipos.

Se pretende con esto, que haya límites entre los equipos. A veces no delatas porque ya es tu amigo, miras a otro lado, etc… Siempre habrá otro equipo ahí observando, que no tiene vínculos y podrá ver mejor.

2- Para evitar sobornos, la mejor manera es que la gente esté satisfecha. Y para que tengan ganas de pillar a los malos, la mejor manera es quedarse con el botín de los malos. No habrá soborno mayor que todos sus bienes.

Creemos que, con este segundo punto, a parte de la propia motivación por hacer el bien, en un proyecto que merece la pena, está la motivación económica.
Por supuesto, no todo el dinero sacado de una operación va a los participantes, pero si un porcentaje por caso y participación. El resto va a la agencia, hay que pagar el laboratorio y demás especialistas y personas que laboran en el proyecto y no participan de forma directa en las misiones. Pero hay un buen reparto y una muy buena gestión de los recursos.

En ese sentido, funciona como una gran empresa. Y va creando cada vez más sistemas que le reporten beneficios. Por ejemplo, hacerse cargo de empresas en funcionamiento de los malos, y gestionarlas desde la visión del equipo, obteniendo así más beneficios y además creando buenos empleos. Esto requería otro equipo en si mismo que lo gestionara.

Por otra parte también estaba el acceso directo al cuerpo. ¿Quién entraría y quién se quedaría fuera? Quizás como colaboradores.

De este punto se encargaron personas relacionadas con los cuerpos de seguridad y estudiosos de la conducta humana.

Se hicieron muchas pruebas, algunas escritas, otras eran pruebas trampa de comportamiento, etc. Hasta sacar los mejores perfiles para formar La Guardia Blanca.

Eran personas muy diversas, pero tenían ciertas cosas en común, que eran comunes al proyecto también. No buscaban Santos, porque los Santos no se manchan las manos. Buscaban guerreros de Luz en diferentes formas.

Así, el primer equipo, lo conformábamos cerca de 30 personas. Entre ellas, un adolescente y su madre, un veterano, una mama y ama de casa, un minero jubilado, etc… No solo había gente preparada a nivel militar, también habíamos civiles, que no teníamos esa preparación.

Pero fue preferible coger personas con valores que con preparación. Porque la preparación se da… Pero hay cosas que no se pueden aprender o enseñar.

No quiero decir con esto, que de la gente preparada, no tengan valores, pero había mucho ego en muchos, muchas ideas equivocadas que no casaban con lo que se pretendía hacer… Pero también los hubo muy centrados. Conocedores que una cosa es la batalla y otra la humanidad. A sabiendas de que en la más absoluta oscuridad, no hay reglas, ni humanidad.

No se buscaba gente perfecta, sino gente capaz. Capaz de adentrarse en la noche y alumbrar los desechos de esta sociedad. Capaz de limpiarlos.

Allí estábamos nosotros, ese grupo de gentes diferentes y tan dispares, con tantas ganas de empezar, como no habíamos tenido nunca.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s