Vida

La Guardia Blanca (8/9)

El planteamiento iba a ser diferente, por el sencillo motivo, de que a ninguno de los que estábamos allí, nos parecía bien, ni ético, ni normal como funcionaba ahora. Incluso había quien lo conocía desde dentro. Y opinaba lo mismo.

¿Cómo puede ser, que alguien cometa un delito y además, se le de alojamiento y cama. Posibilidad de estudiar, incluso una paga?
Por no hablar de las personas con poder, que no van a esas cárceles, los hay que se construyen la suya propia y se ponen ellos mismos al personal, por ejemplo. Que tienen televisión, consolas, etc… Vamos, que lo único que hacen, es privarlos de su libertad, pero de otra manera… Los hay que prefieren estar ahí. Y luego no reinserta eso a nadie. Entras bala y sales cañón. Un sin sentido.

Pero también nuestro compromiso era ser humanos y partícipes de esa humanidad que nos caracteriza.

Lo primero sería dejar claro que no hay privilegios para nadie, salvo que se los ganen.
Lo segundo, que se tendrán que ganar el sustento. Los trabajos forzados de antes, pero menos forzados.
Las penas adaptadas a lo que son. No puedes meterle más condena a un camello que a un asesino.

En fin…sentido común. Y por supuesto, la posibilidad real de rehabilitar a la gente. Que era un programa que estaban desarrollando los que más sabían de salud, mente y rehabilitaciones. Crear un programa, que les ayude a reestablecerse. Habrá quien pueda y habrá quien no, pero se pondrán a su disposición todas las herramientas necesarias para ello.

Para conseguir todas estas cosas, ayudó que EEUU empezara y sembrara un precedente. Fueron los primeros en mover esta justicia paralela, al sistema tradicional. Abrieron hueco y allí nos metimos todos.

Para finales de ese año, ya había grupos por todo el mundo operando de forma rápida y eficaz. En ese tiempo, había disminuido la criminalidad en general. Al ir quitando focos, aquí y allá, se fue limpiando, esas personas, ya no seguían delinquiendo. Otros pararon, porque lo vieron venir, y la pena, sería relativa al delito. Y si era muy gordo, o muchos años…tocaría pagar, también igual.

Se fue creando un clima diferente, más seguro, más confiado. Si alguien te hacía algo, no callabas, gritabas, y la gente iba a ayudar. No grababan, corrían. En cierta manera, ese sentimiento de protección que sentían ahora, se había trasladado a todos. Se sentían protegidos y protegían.

Por supuesto, seguía habiendo cosillas, pero ya eran las menos. Y quedaba mucho por limpiar, pero ya era diferente. Se empezaba a vivir una especie de renacimiento. Donde todo fluía de forma más positiva, la gente empezaba a prestar atención a otras cosas. Cambiaron sus hábitos…

Cada vez que La Guardia Blanca avanzaba un poco, algo del viejo mundo se caía… Y con ello, las personas que ayudaban de forma consciente o inconsciente a sustentarlo.

Así que sí, todo estaba cambiando, pero apuntaba a mejor.


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s