Vida

La Guardia Blanca (9/9)

Lo que pasa con estas cosas, es que no siempre son lo que parecen. Esa aparente calma, no era tal. Era solo eso, aparentar que íbamos ganando, pero no era así. No íbamos ganando ni por asomo.

En un planeta salvaje, habíamos quitado cuatro malas hierbas y habíamos plantado buenas semillas, pero las malas hierbas tenían las raíces muy profundas. Y con el caso de Barcelona, nos habíamos metido con una de esas malas hierbas. Solo una, de las muchas, pero las habíamos cabreado.

De aquel caso, resultó detenido un alcalde, un presidente de comunidad autónoma, un actor, un productor, un constructor y el delincuente al que le pusimos la vigilancia. Todos detenidos, salvo el último, que fue abatido, para preservar la seguridad de la niña. Niña a la que pudimos salvar y devolver a su hogar, bajo revisión y supervisión de nuestro equipo de especialistas en salud.

Esta gente enfadada, empezó a usar sus «armas» contra nosotros. desde el desprestigio en los medios masivos, hasta sicarios contratados para darnos sustos o lo que no eran sustos. El objetivo no era solo mi grupo, con nosotros era personal, (los tres grupos que participamos), pero era contra toda La Guardia Blanca. Estábamos en el punto de mira de esta gente. Y no solo en España, en el resto del mundo igual. Habíamos cabreado a la gente de arriba y ahora se venían las represalias.

Pese a estar en desventaja, por estar en su terreno, un terreno ya lleno de maleza fuerte, y nosotros tener aún la estructura un poco frágil, nos mantuvimos firmes en nuestra misión. Y el empujón que nos faltaba, nos lo dio el pueblo. El pueblo entero. Todos los pueblos y ciudades se alzaron para decir: Adelante Guardia Blanca. Y stop a los organismos y personas corruptas. Stop a los medios y sus mentiras. Stop a todos aquellos que no hacían por el correcto bien de una sociedad sana.

Se destaparon escándalos de todo tipo y pagaron por ello los responsables. Desde los chemtrails al adenocromo, pasando por todos sus planes y proyectos, como el Proyecto Monarca, el MK Ultra,… etc, etc.

Debido a la gran manipulación de pensamiento establecida por los medios, se tuvo que contrarrestar, pero no se hizo como cualquiera pensaría… Dando propaganda en contra o a favor de lo que nosotros creíamos. Simplemente, durante tres meses, se paró todo la industria de pantallas. Ni medios de comunicación masivos, ni nada masivo.

Se le dio a la población un tiempo para pensar y ver. Para saber quienes eran ellos sin tanta imagen de fuera. Sin condicionamientos externos.

Se permitió que la gente usara internet, y cada uno escribía sobre lo que quería y contaba lo que le daba la gana. Pero si vimos, que sin un discurso continuo de los medios, la gente empezaba diciendo «A», pero después de unas semanas, empezaba a hablar de «Z». Se habían ido al otro punto opuesto. La gente, necesitaba en su mayoría, encontrarse, dentro de aquel caos.

De otra manera, todo seguía funcionando. La gente seguía con sus rutinas. Muchos las habían cambiado o mejorado, pero seguían en ellas de igual forma. Otros aprovecharon los cambios para meter sus nuevas ideas y nuevos proyectos.
La verdad, que sin la televisión, la gente estaba más tiempo fuera, pero no fuera de bares, sino fuera en los parques, en los portales, en los bancos sentados, bajaban las sillas, mucho más abierto todo. Más cercano y personal.

Cuando se fueron publicando todos los casos y toda la porquería que iba saliendo, la gente aunque aterrorizada, tomó consciencia de la mentira sobre la que llevaban años viviendo y participando, y automáticamente, tuvieron ganas de cambios, de hacer las cosas mejor, de reparar tanta inconsciencia metida ahí.

Y por un lado y por otro, la gente fue haciendo, aquí en España, en México, Argentina, Chile, Venezuela, EEUU, Europa, Asia y al final también Australia, que fue a la que más le costó, ya que debido a su aislamiento, era la parcela donde más habían crecido las malas hierbas. Pero salieron igual. En todos los países, la gente aportaba su granito de arena. Cantando, cocinando, bailando, ayudando, limpiando, compartiendo, construyendo…

De pronto lo malo malo, había pasado. Quedaba ir lidiando con algún resquicio que pudiera quedar por ahí, e ir solucionando las averías que se veían venir, por tanto mal visto y vivido. Vamos, que alguna semilla de las malas hierbas, habría brotado en algún sitio y tocaría ir controlando paso a paso lo que fuera surgiendo…

Tocaba ahora ir reconstruyendo, y que mejor que contar con la opinión de todos. Se empezó a votar todo. El pueblo decidía de verdad, sin representantes. Claro que estábamos nosotros ahí, pero no decidíamos, solo poníamos los medios.

De los beneficios sacados, casi todo el planeta en realidad, porque era todo de ellos, se hicieron muchos proyectos, para mejorarlo todo. De arriba a abajo. Pero no entraré en detalles, porque sino tendría que sacar un libro entero.

He acortado esta historia lo máximo para que se entiendan los conceptos. Queda mucha información sin contar, de operaciones, organización, muchos detalles de como todo esto fue posible… pero es información que no cabe en un artículo por entregas.

La Guardia Blanca no es un equipo de superhéroes que viene a salvar el planeta. Es un equipo de humanos que abre la puerta para que entre la Luz y con ello, el resto de personas se den cuenta de donde estamos y a dónde queremos llegar. Una herramienta para pasar de la frustración y el miedo, a la acción.

Gracias ^^

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s